top of page
Buscar

Entrevista con Lorna García: un gran pilar en el Instituto Mexicano de la Pareja

Actualizado: 1 jun 2022



La profesora Lorna García es una de las maestras con mayor trayectoria en el Instituto Mexicano de la Pareja. PSYCHE tuvo la oportunidad de sentarse con ella en esta entrevista donde nos comparte un poco acerca de su experiencia laboral, personal, como terapeuta y profesora.


“Siempre tuve mucha inquietud por entender por qué nos comportamos y sentimos de cierta manera. Eso fue lo que me llevó a querer estudiar para entender al ser humano, cómo funciona y reacciona”, nos platica, contestando qué la impulsó a estudiar psicología. Esto la llevó también a entenderse a sí misma, y nos explica que es muy importante no actuar en automático, hay que estar en observación constante de nosotros mismos.

Su principal inspiración ha sido Carl Jung, quien nos invita a hacernos cargo de nuestras propias vidas en lugar de buscar al responsable de nuestro pasado e historia. Jung abre una puerta infinita ante nosotros; la relación entre la posibilidad de que en nuestro interior habita todo, es decir, el inconsciente colectivo y por otro lado, la espiritualidad, que logra que la psique humana trascienda y no se quede en lo físico ni psicológico. Esta relación hace la diferencia en nuestro crecimiento.


La profesora utiliza con sus pacientes las técnicas que se practican en el Instituto, como el enganche, tracking, fijación, tareas, trabajo de imaginación activa o con sueños, pero lo más importante para ella es lo que decía Jung: “conozca todas las técnicas y teorías, pero ante un alma humana sea solo un alma humana”. El trabajo principal, de acuerdo a la profesora, tiene que ver con estar ahí con todo tu ser, todas las técnicas te dan pistas, pero lo más importante es poder estar, contener, escuchar.


Al preguntarle qué habilidades cree que son las más importantes que un terapeuta debe desarrollar para lograr una buena conexión con su paciente, nos explica que es importante desarrollar la conexión primero con uno mismo, el propio trabajo terapéutico. Estar en una muy buena relación arquetípica, reconociendo y aceptando nuestro lado luminoso como el oscuro, lo cual, nos permite entrar en conexión con los demás.


Desde su experiencia nos comparte que la gente acude a terapia cuando al ego le están pasando cosas que no le gustan, cosas que le incomodan, que quisiera que fueran diferentes. El paciente la mayor parte de las veces llega movido por el dolor, por la incomodidad, por la pérdida de control. Esto nos brinda una gran oportunidad para entender la vida como es; donde se puede diferenciar lo que podemos cambiar de lo que no podemos cambiar, donde hay que hacer un esfuerzo, aceptándonos a nosotros mismos.

La profesora sigue motivada a aprender cosas nuevas, profundizando en la terapia junguiana. Actualmente está muy interesada en esa parte de la relación del cuerpo con la psique y cómo entrar en contacto con el inconsciente colectivo a través del movimiento; reconocer la riqueza en cuanto a información que el cuerpo puede dar respecto a sí misma y a la vida. Está estudiando dos corrientes: Movimiento auténtico y danza movimiento terapia, de bases junguianas, pero está dirigida principalmente hacia la imaginación activa.

“Mi profesión es mi bendición”. Lorna Garcia se mantiene trabajando en ella misma todo el tiempo, lidiando con los cambios y sucesos de la vida y con una gran satisfacción de vivir una vida más consciente y presente.


Desde su experiencia terapéutica nos comenta que "una de las cosas más difíciles de superar es la separación con los pacientes, ya sea que desaparecen, te dicen que se van, terminan su proceso y pues es difícil romper el vínculo. Cuesta trabajo entender que así es la vida, que es parte del proceso y que está bien, es una cosa que siempre es difícil lidiar." Asimismo nos comparte que otra dificultad con la que se ha encontrado a lo largo de sus años como terapeuta es: "como desde tu ego, tú cómo terapeuta quisieras cambiar ciertas cosas, como ves las posibilidades del paciente, viendo lo que es capaz de hacer, pero no quiere ir por ahí, porque su energía no está ahí. Es difícil separarse desde la necesidad de control y de dirección, entender que es su vida y su energía. Es como cuando metes el termómetro en un guiso y quisieras que esté a cierta temperatura, pero no está, es aceptar y ver qué pasa”.


En lo que respecta a la salud mental en nuesta sociedad, nos platica que los seres humanos estamos muy alejados de nosotros mismos: “estamos muy distraídos, estamos muy influenciados por las expectativas sociales, familiares eso tiene a una gran parte de la población en niveles muy altos de ansiedad y depresión, pero encontramos que cada vez más gente ve que es importante tener un espacio de reflexión y autoconocimiento”.

Nos comparte que llegó al Instituto a tomar un curso propedéutico; "ese curso me cambió la vida, a partir de ahí empecé a entender la vida de una manera diferente. Ese curso fue un parteaguas y recuerdo con mucho cariño las palabras de Mariano, el lugar en donde fue y la bonita sensación al salir desde el primer día. Eso fue hace 35 años y sigo aquí siendo parte del instituto que amo”.


También nos cuenta sobre los inicios en el Instituto y como percibe los cambios desde que ella se incorporó, “solo contábamos con los dos años de maestría, éramos pocos maestros, ha ido creciendo, hay alumnos que pasan por el instituto y ni siquiera los conozco, se ha diversificado mucho. Se ha ido enriqueciendo, pero por otro lado ha ido conjuntando con otro tipo de enfoques, lo cual es bueno porque todo suma”.



“HAY QUE LEER MUCHO, SABER DE TODO, CONOCER TODOS LOS INTENTOS QUE HA HECHO EL SER HUMANO POR ENTENDERSE DESDE LOS FILÓSOFOS, LOS INICIOS DE LA PSICOLOGÍA. EJERCER LA PSICOLOGÍA COMO ALGO SAGRADO, NO ES UNA PROFESIÓN CUALQUIERA, SE TRABAJA CON EL ALMA. NO SE PUEDE HACER EN LOS PASILLOS, EN EL CAFÉ, NO SE PUEDE HACER CON BASE EN LO QUE HE LEÍDO, ES ALGO SAGRADO QUE SE HACE DESDE EL CORAZÓN, DESDE EL ALMA EN EL LUGAR Y MOMENTO ADECUADO.”


L O R N A G A R C Í A


Lorna García Le ha dado clases a más de 30 generaciones en el Instituto. Desde su perspectiva, cada generación le ha aportado experiencias enriquecedoras, ya que dar clases la ha ayudado a entender mejor y más al ser humano, aprender a relacionarse y así poder enriquecer las clases cada vez más.


Al ser una profesora con gran experiencia a nivel académico y terapéutico, nos deja un consejo a los estudiantes de psicología, sobre la importancia de estudiar la psicología, no sólo como ciencia, es un arte: “Hay que leer mucho, saber de todo, conocer todos los intentos que ha hecho el ser humano por entenderse desde los filósofos, los inicios de la psicología.


Ejercer la psicología como algo sagrado, no es una profesión cualquiera, se trabaja con el alma. No se puede hacer en los pasillos, en el café, no se puede hacer con base en lo que he leído, es algo sagrado que se hace desde el corazón, desde el alma en el lugar y momento adecuado.”


Gracias profesora Lorna por inspirarnos a seguir, esforzarnos y darle sentido a esta maravillosa profesión, aprendiendo a trabajar desde un nivel personal para poder trascender y convertirnos en personas como usted que son una luz para el mundo.




14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page