top of page
Search

El rol del amor y el compromiso en el funcionamiento y permanencia de una relación de pareja

¿El matrimonio se puede basar en el amor romántico? Nuestra sociedad nos infunda desde niños la idea de que las historias de amor se desarrollan con facilidad, nos hace creer que vivimos en una relación para ser felices y que los problemas no existen o no deberían de existir. Con esa idea en mente crecemos y desarrollamos expectativas e ilusiones de lo que debería de ser vivir en pareja y buscamos al príncipe azul, que cumpla con todo nuestro check-list de lo que un gran hombre o mujer debe de tener. Es debido a esta expectativa, que cuando ya estamos involucrados en una relación y surgen diferencias o dificultades queremos salir corriendo. Esto nos lleva a cuestionarnos, ¿Qué papel juega el amor y el compromiso en el funcionamiento y permanencia en una relación de pareja?





Estar enamorados es el primer estado del amor romántico. El enamoramiento es el mecanismo para que ambas personas puedan engancharse y quieran seguir juntos en una unión formal. Sin embargo, cuando la etapa del enamoramiento termina, un miembro de la pareja (o ambos) piensan que la relación se terminó, sin saber que es ahí en donde el amor verdadero comienza y en donde existe la oportunidad del mayor crecimiento interior a través de la relación. Es en donde el tiempo y los espacios dedicados, la energía invertida y las emociones compartidas son el termómetro que determina en gran medida la permanencia en cualquier tipo de relación. (Le & Agnew, 2003, Rusbult & Van Lange, 1996).


En un principio debe de existir atracción y deseo hacia la otra persona, pero una vez establecido un vínculo de interés, los afectos de la unión van cambiando. Conforme evoluciona la relación, los fines se transforman, crece la protección y el cariño y se desarrolla una serie de inversiones de tiempo, dinero, esfuerzo y atenciones que generan el nivel de compromiso en la relación de pareja. El amor romántico es un ingrediente esencial en las etapas iniciales de una relación, pues favorece su fortalecimiento, más no es un buen predictor de la durabilidad de la misma. (Sprecher, 2001).


Existen tantas maneras de amar así como de comprometerse en una relación. Estas pueden verse en forma de inversiones tangibles que cada persona hace (tiempo, dinero, esfuerzo y/o posesiones materiales) hasta inversiones morales, refiriéndonos a la prioridad que se le da a la pareja y la importancia que le damos al atenderla, cuidarla y regalarle nuestros días. Asimismo existen las alternativas, que permiten a los miembros de la pareja sentirse libre de terminar con la relación si las circunstancias lo ameritan.


El amor romántico no es para siempre, y en la medida en la que confiemos en el como la única base de un matrimonio seguirán habiendo más rupturas y divorcios. Sin embargo, darle su lugar y entender el cambio de etapas en una relación hará que haya un entendimiento verdadero de lo que es la relación de pareja y nos permitirá aceptar que las diferencias y dificultades son inherentes en una relación. Asimismo, podremos sobrellevarlas de la mejor manera, sin la amenaza de que sea el fin a la relación. Concluyo invitando a cuestionarnos…


¿Qué tan diferente sería la seguridad de cada individuo en una relación si no estuviera como primera opción salir corriendo ante las expectativas no cumplidas de una fantasía de amor romántico?

32 views0 comments
bottom of page